El Disidente

Errejón, absuelto del delito leve de lesiones al no quedar acreditada la supuesta patada de Lavapiés

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Errejón acudiendo a los juzgados de Plaza Castilla (EFE)

Las versiones aportadas por los testigos de uno y otro “son claramente contradictorias”. 

El Juzgado de Instrucción nº16 de Madrid ha absuelto al líder de Más País, Íñigo Errejón, por la supuesta patada a un vecino en el barrio madrileño de Lavapiés. En el juicio no ha quedado acreditado que el denunciado propinase una patada al denunciante. 

El denunciante alegaba que Iñigo Errejón “le propinó una patada en el estómago”, y este afirmó que en “ningún momento golpeó al denunciante”. Asimismo, las versiones aportadas por los testigos de uno y otro “son claramente contradictorias”, afirma el magistrado Fernando Fernández Olmedo. Por otro lado, las imágenes grabadas por las cámaras de la zona no arrojan luz sobre lo ocurrido, pese al intento de mejora de las imágenes”. 

Únicamente ha quedado probado que, la noche del 2 de mayo de 2021, el denunciante se acercó a solicitar una foto a Íñigo Errejón, al negarse este, se inició una discusión entre ambos. Tras esta discusión, el denunciante llamó al teléfono de emergencias de la Policía Nacional 091 para denunciar los hechos. Además, los informes médicos “no evidencian la existencia de consecuencia médica alguna derivada de la supuesta patada. Es más, el denunciante, tal y como reconoce en su declaración, no fue a urgencias hasta tres días después y lo hizo aprovechando que tenía tiempo libre entre unos análisis clínicos y la visita al médico especialista que trata su enfermedad”.

Por consiguiente, finalmente el Juez declara que “como señala el Tribunal Supremo, la presunción de inocencia obliga a partir como premisa en el razonamiento de la inocencia del acusado. El principio in dubio, por su parte, no obliga a dudar, sino a absolver cuando valorada toda la prueba persisten dudas sobre la culpabilidad”.  La resolución es todavía recurrible en apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid.