El Disidente

Destituido el ministro del Interior de Paraguay por sus vínculos con el narcotráfico

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Pablo Casado en una imagen de archivo. / Foto: E. Press

Federico González, que ya estuvo en otros cargos, será el nuevo ministro del Interior

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, ha destituido este martes al ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, después de reconocer que tuvo vínculos con Marcus Vinicius, un narcotraficante brasileño.

“Vengo a comunicar que el presidente de la República tomó la decisión de cambiar al ministro del Interior. Esta decisión se sustenta en la profunda convicción y necesidad de salvaguardar la legitimidad del Ministerio del Interior, que podría verse afectada por los hechos recientes”, confirmó Hernán Huttemann, jefe del Gabinete Civil de la Presidencia de la República.

Asimismo, Hernán Hutterman, ha asegurado que el presidente paraguayo quiere “salvaguardar la legitimidad del Ministerio del Interior, que podría verse afectada por los hechos recientes”.

Giuzzio ha afirmado que tiene relación con el narcotraficante desde 2021. Además, ha admitido que uno de sus negocios ofreció al Ministerio del Interior “materiales balísticos, chalecos, vehículos blindados también y más materiales”. “Recibimos a esta empresa como a otras tantas empresas”, ha asegurado, según ha apuntado el diario ‘ABC Color’.

El exministro ha asegurado también que rentó un vehículo de otro negocio de Espíndola en diciembre de 2021 porque el suyo se había averiado, admitiendo que “el contacto no pasó de eso”.

El nuevo ministro del país ha indicado que ha recibido directrices para combatir el narcotráfico y el crimen organizado.

Hubo varios contactos

El ya exministro Giuzzio ha asegurado que tuvo relación directa con el narcotraficante en reiteradas ocasiones, aunque se ha defendido diciendo que fue antes de saber que tenía antecedentes criminales relacionados con el narcotráfico.

“Hablé con el señor Vinicius en más de una ocasión, siempre sobre los servicios de su empresa y antes de tomar conocimiento de su participación en una organización criminal”, confesó Giuzzio en Twitter.

Además ha contado que recibió el año pasado la visita de Espíndola en una comisaría de la Policía Nacional de Paraguay, como “representante de la empresa Black Eagle”, uno de los negocios del Narcotraficante.

“Lo recibí acompañado de personal técnico a quienes exhibió equipos tácticos que ofrecía su empresa”, expresó.

Asimismo, aseguró que “su empresa hizo llegar al Ministerio, a partir de referencias de otras fuerzas de seguridad, una propuesta sobre blindaje, servicio para el cual nos estábamos interiorizando con el interés de reforzar la seguridad de vehículos utilizados por grupos operativos de la Policía”.

En su hilo confirmó también que en diciembre, en un viaje familiar, tras una avería mecánica que tuvo en Brasil decidió volver a Ciudad del Este, en Paraguay, y alquilar un vehículo de la empresa Ombu SA, controlada por Espíndola, para seguir con el trayecto. El uso se esa furgoneta blindada es la que ha hecho estallar el escándalo.

En una entrevista, el exministro admitió de nuevo una llamada a Espíndola para el alquiler del vehículo, ya que “tenía su número”, aunque se defendió al decir que no son amigos. “No hay ningún vínculo de amistad o comercial, inclusive”.

Por último, quiso defenderse de nuevo asegurando que el coche fue alquilado sin conocer que era un narcotraficante. Sin embargo, Gilberto Enciso, miembro de Ombu SA, admitió que el coche fue prestado al haber un vínculo de amistad, indicó el diario Última Hora.