El Disidente

El Gobierno gasta 2.000 millones de más en las pensiones al usar un IPC incorrecto

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social

El Gobierno ha destinado 6.500 millones de euros a revalorizar las pensiones en 2022 y a compensar a los pensionistas por el desvío de los precios en 2021 respecto a lo previsto, pero si hubiera utilizado unos datos de inflación que reflejaran correctamente el precio de la electricidad, podría haber gastado unos 2.000 millones menos. Esto se debe a que el Ejecutivo utilizó, de acuerdo con las directrices de la nueva ley, el promedio de inflación desde diciembre de 2020 a noviembre de 2021 para calcular cuánto debían subir las pensiones este año. Según los datos que había publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE), la subida promedio de este periodo había sido del 2,5%.

Además, dado que para 2021 habían subido las pensiones un 0,9%, en línea con la evolución esperada de los precios, pero finalmente en el periodo habían subido un 2,5%, se abonó a los pensionistas una ‘paga extra’ que compensara esos 1,6 puntos de diferencia. En total, se destinaron 2.600 millones a dicha paga extra y 3.900 millones a la subida de 2022.

El problema está en que, según ha constatado el servicio de estudios de CaixaBank, ese IPC promedio no fue tal, ya que los datos de inflación que lleva registrando el INE todo el año pasado no tienen en cuenta el precio de la electricidad en el mercado libre y sólo recogen el precio del mercado regulado.

Según explican los expertos de CaixaBank “el IPC ha estado claramente sesgado al alza en 2021 debido a esta omisión. Observamos que la variación anual mediana de las facturas en el mercado libre ha sido del -6% mientras que en el mercado regulado +35%. En concreto, de incorporarse los precios del mercado libre y no sólo los del mercado regulado, hubiéramos cerrado el año con una inflación general en el 4,7% y un promedio anual en 2021 del 2,2% frente al 3,1% oficial.

Según los datos facilitados por el diario El Mundo, el IPC promedio de diciembre de 2020 a noviembre de 2021 fue del 1,8%, con lo que si las pensiones se hubieran revalorizado eso en vez de un 2,5%, el gasto habría pasado de 3.900 millones a 2.808 millones; mientras que la paguilla compensatoria habría sido de 2.600 millones en vez de a 1.462,5 millones.