El Disidente

Villarejo matiza sus palabras sobre el 17-A aclarando que el CNI no quería un atentado

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
El expolicía José Villarejo en una imagen de archivo / EFE / Chema Moya

El excomisario Villarejo matizó este miércoles que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) no quería provocar los atentados que tuvieron lugar en Cataluña en 2017 e insiste en que la situación “se fue de las manos” cuando murió el imán de Ripoll.

Villarejo ha plasmado que cuando habló de los atentados cometidos el 17 de agosto de 2017 en Barcelona y Cambrils fueron un “error” de cálculo del CNI para dar un “susto” a Cataluña se refería a que se podría haber tratado de un “comando ficticio” para “dar la apariencia del riesgo” de modo que Cataluña “sintiera la necesidad de la protección del Estado” y que, al morir el imán de Ripoll, se fue de las manos.

“Yo lo que he dicho en relación con lo del ‘susto’ es que muchas veces se han provocado comandos ficticios para tranquilizar y tal, y que, probablemente, la intención en absoluto fuera provocar ningún atentado, pero sí dar la apariencia del riesgo para que Cataluña sintiera la necesidad de la protección del Estado, y se fue de las manos cuando el imán muere y los pequeños, jovencitos, no saben cómo reaccionar“, ha afirmado ante la prensa en la Audiencia Nacional.

También ha asegurado que el imán de Ripoll fue detenido “a principios de 2000” porque “se dedicaba a meter, digamos, marroquíes con pasaporte falsos fabricados por el servicio de inteligencia marroquí“. Además, también ha podido afirmar que años después se le “pinchó” el teléfono por su presunta vinculación con “los atentados del 11-M” y se le contactó por parte del CNI.