El Disidente

El presidente de Kazajistán liderará el frente del Consejo de Seguridad Nacional para reprimir con dureza las protestas

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
El presidente de Kazajistán, Kasim-Yomart Tokáev / Evgeny Biyatov / Sputnik

Kasim-Yomart Tokáev, presidente de Kazajistán, ha informado este miércoles en una rueda de prensa que desde hoy liderará el cargo de presidente del Consejo de Seguridad Nacional, para tratar de reprimir las protestas que se están dando en todo el país por los elevados precios del precio de la electricidad y los combustibles, y que han llevado a graves enfrentamientos con la policía en muchas zonas del país.

“En calidad de jefe de Estado y, desde hoy, de presidente del Consejo de Seguridad, tengo la intención de actuar con máxima firmeza”, expresó Tokáev. “En breve presentaré nuevas propuestas sobre la transformación política de Kazajistán. Sigo siendo partidario de las reformas graduales”, añadió.

En la rueda de prensa, el presidente criticó las manifestaciones violentas ya que supuestamente varios policías han fallecido. “En nuestra querida ciudad ocurren ataques masivos contra los agentes del orden público. Entre ellos hay muertos y heridos“, aseguró.

Además, Tokáev aseguró que va a estar en la capital de Kazajistán “junto al pueblo”, ya que “juntos” superarán “estos tiempos oscuros en la historia de Kazajistán” y saldrán “más fuertes”.

Asimismo, quiso reiterar que las manifestaciones han podido estar preparadas con antelación: “Llama la atención el buen nivel de organización de los elementos insubordinados. Eso demuestra que había un plan minuciosamente elaborado de las acciones de los conspiradores que pudieron haber sido motivados económicamente”, sentenció.

Estado de sitio en varias regiones del país

El presidente ha ordenado el estado de sitio en varias regiones del país, entre las que se encuentran Nursultán, Almatý y Mangystau, hasta el 19 de enero, para “restablecer el orden público” debido a las grandes protestas que estallaron el 2 de enero y que han ocasionado un entorno de violencia por todo el país.

Además, se ha aplicado durante 180 días una serie de medidas para rebajar los precios del gas, la electricidad y el petróleo, para así relajar la grave situación social, política y económica que vive el país.