El Disidente

Detienen a 37 personas por prostituir a diez menores tuteladas en la Comunidad de Madrid

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Agentes de Policía Nacional en Madrid. (EFE/Summa)

Una operación policial en Madrid se ha saldado con 37 detenidos por explotar y prostituir a diez niñas menores que estaban tuteladas en la Comunidad de Madrid. Esta banda obligaba a las niñas a consumir drogas y a prostituirse, según informa la policía. Asimismo, el Gobierno de la Comunidad de Madrid se ha defendido asegurando que esas niñas abusadas no se encontraban bajo su protección“, según se desprenden fuentes de la Consejería de Familias, Juventud y Política Social.

La mayoría de detenidos eran dominicanos y magrebíes

Entre los detenidos la gran mayoría eran de nacionalidad dominicana y magrebí, y destaca un individuo de 65 años de nacionalidad ecuatoriana, que actualmente está en prisión cumpliendo una condena por asesinar a una persona en agosto del 2021 en el distrito de Vallecas (Madrid). Asimismo, ocho de los detenidos ya se encuentran en la cárcel y otros dos están en régimen cerrado. Además, destaca que uno de los arrestados es Saymol Fyly, cantante de rap que tiene actualmente más de 150.000 seguidores en YouTube.

La policía comenzó a sospechar después de que en abril del año pasado una de las niñas salía constantemente de su vivienda. Tras eso comenzaron una investigación ya que vieron que la menor estaba prostituyéndose con mayores de edad a cambio de dinero o drogas. Poco a poco se fue descubriendo que más menores estaban haciendo lo mismo.

Integrantes de la banda conversaban con las menores para poder utilizarlas a cambio de sexo a los clientes que vendían la droga.

La chica que huyó, clave en la investigación

Una de las niñas que llevaba encerrada varios días en una vivienda del distrito madrileño de Usera fue una de las pistas clave para la policía. La chica escapó del piso y pidió asistencia policial en un establecimiento. Tras eso, la policía observó que la banda pedía los servicios de las menores sin su consentimiento para que los clientes abusaran de ellas.