El Disidente

El sometimiento visual: ¿Qué es el panóptico?

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Estructura panóptica. Imagen: Wikipedia

Creado por el inglés y padre del utilitarismo Jeremy Bentham (1748 – 1832), el panóptico es una construcción cuyo diseño hace que desde un único punto de vista sea posible la observación absoluta de una superficie.

La versión original de Bentham se basaba en la instalación de una torre en el medio de una penitenciaría donde el vigilante, dentro de esta, pueda observar todo lo que sucedía en el establecimiento.

La arquitectura panóptica tiene forma de anillo y contiene una torre ubicada en una posición central para que propine una óptica total del patio general y las distintas celdas. Bentham imaginaba un panorama en donde toda la población carcelaria se encuentre bajo el campo de visión del vigilante y así producir comportamientos adecuados en los reclusos dado el sometimiento visual.

Popularidad del panóptico: Más allá de las cárceles

La idea del panóptico se popularizó en el siglo XX gracias a Michel Foucault (1926 – 1984), quien recoge la teoría que envuelve al panoptismo ya que ve rasgos de este sistema en la sociedad actual. El francés plantea que el inexorable paso del tiempo suscita que nos sumerjamos en una sociedad disciplinaria, donde el comportamiento se rige mediante imposiciones de vigilancia.

El concepto del panóptico le sirvió a Foucault para ampliar los márgenes de pensamiento de los dispositivos de vigilancia en las instituciones actuales, más allá de las cárceles. Lo pone en práctica en hospitales, manicomios, fábricas y residencias para ancianos. El punto que sostiene el intelectual yace en la imposición de conductas al conjunto de la población a partir de la idea que estamos siendo vigilados, donde se castiga las desviaciones y se condecora el buen comportamiento.

Para Foucault las relaciones de poder no se basan en el explícito escenario de dominado – dominador sino que existen en todos los ámbitos de la vida. El autor estudia el poder disciplinario y cómo este controla la voluntad y el pensamiento de la población mediante la emisión de saberes.

En la obra “Vigilar y castigar” (1975), Michel Foucault se encarga de poner en claro los frutos del panóptico y las causas de su efectividad. En sintonía, menciona al poder y su automatización, brindándole vital importancia a sus atributos de visible e inverificable.

“De ahí el efecto mayor del Panóptico: inducir en el detenido un estado consciente y permanente de visibilidad que garantiza el funcionamiento automático del poder. Hacer que la vigilancia sea permanente en sus efectos, incluso si es discontinua en su acción. Que la perfección del poder tienda a volver inútil la actualidad de su ejercicio; que este aparato arquitectónico sea una máquina de crear y de sostener una relación de poder independiente de aquel que lo ejerce; en suma, que los detenidos se hallen insertos en una situación de poder de la que ellos mismos son los portadores. Para esto, es a la vez demasiado y demasiado poco que el preso esté sin cesar observado por un vigilante: demasiado poco,  porque lo esencial es que se sepa vigilado; demasiado, porque no tiene necesidad de serlo efectivamente. Para ello Bentham ha sentado el principio de que el poder debía ser visible e inverificable. Visible: el detenido tendrá sin cesar ante los ojos la elevada silueta de la torre central de donde es espiado. Inverificable: el detenido no debe saber jamás si en aquel momento se le mira; pero debe estar seguro de que siempre puede ser mirado. Bentham, para hacer imposible de decidir si el vigilante está presente o ausente, para que los presos, desde sus celdas, no puedan siquiera percibir una sombra o captar un reflejo, previo la colocación, no sólo de unas persianas en las ventanas de la sala central de vigilancia, sino de unos tabiques en el interior que la cortan en ángulo recto, y para pasar de un pabellón a otro, en vez de puertas unos pasos en zigzag; porque el menor golpeo de un batiente, una luz entrevista, un resplandor en una rendija traicionarían la presencia del guardián. El Panóptico es una máquina de disociar la pareja ver – ser visto: en el anillo periférico, se es totalmente visto, sin ver jamás; en la torre central, se ve todo, sin ser jamás visto”.*

Los avances de la tecnología nos permiten pensar en la actualidad al efecto panoptista desde distintas versiones pues en los días que corren la sensación de vigilancia es más amplia y penetrante. El panóptico nos lleva a reflexionar acerca de la legitimidad: ¿La observación diseña el modo en que nos comportamos?

El panóptico exhibe la idea de una uniformidad en el comportamiento social, correspondiendo a los efectos deseados de una lente que todo lo ve, o eso nos hace creer.

*Fragmento de “Vigilar y Castigar” (1975) por Michel Foucault.