El Disidente

Se cumplen 30 años de la disolución de la Unión Soviética

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Mijaíl Gorbachov, último presidente de la Unión Soviética

El 26 de diciembre de 1991 se disolvía la Unión Soviética, que dejaba de existir oficialmente como estado y sujeto del derecho internacional”.

Un día antes, el 25 de diciembre de 1991, el que fuera el último presidente de la URSS, Mijaíl Gorbachov, dio un comunicado en el que anunciaba su dimisión y, con ella, la disolución oficial del Estado comunista.

Ese 26 de diciembre de 1991, se dio fin al modelo socialista en una de las superpotencias del mundo en ese momento, ya que por última vez la bandera comunista con la hoz y el martillo era arriada en el Kremlin y se izaba la tricolor de Rusia.​

Gorbachov, el último presidente de la URSS, hizo un intento desesperado de reconstrucción (Perestroika) del Estado soviético, en el que quiso aplicar políticas aperturistas para potenciar el desarrollo económico del país y su democratización al estilo occidental, y con ello cambiar a la Unión Soviética en una economía de mercado en un periodo de unos 500 días. Sin embargo, la catástrofe nuclear de Chernóbil y la caída del Muro de Berlín fueron claves para acelerar su desaparición.

En una entrevista del 2006, Gorbachov confesó en el medio ‘Der Standard’ que “el accidente del reactor en Chernóbil (…) fue, quizás más que la ´perestroika´ (apertura de la URSS) iniciada por mí, la verdadera causa del colapso de la Unión Soviética cinco años más tarde”.

La desintegración de la URSS fue un proceso por fases que empezó el 11 de marzo de 1990 y terminó el 26 de diciembre de 1991. Asimismo, toda esta disolución estuvo acelerada por las revoluciones en toda Europa del Este en 1989, como la caída del muro de Berlín el 9 de noviembre o el asesinato del dictador rumano Nicolae Ceaușescu y su mujer Elena Ceaușescu el 24 de diciembre de 1989.