El Disidente

La historia de Los Países No Alineados

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Mapa de Los Países No Alineados. Estos, en verde. En rojo los Estados observadores. Mapa extraído de Geo-ref.net

Los Países No Alineados nacen formalmente bajo el nombre de Movimiento de Países No Alineados (Non-Aligned Movement) y reconocido popularmente por su acrónimo MPNA o MNOAL. Este movimiento significó la representación de voluntades de distintas naciones que no estaban de acuerdo en los requerimientos de la política internacional trazada desde el imperialismo de las dos potencias de ese entonces.

Inicios

La fundación del mismo nos lleva a 1961, contemporánea a los años de máxima tensión de la Guerra Fría.

Según el sitio web oficial del MPNA, la historia de la irrupción del movimiento se remonta años atrás. En 1955 se celebró una conferencia Asia-África en Bandung, Indonesia. Allí se logró la reunión de 29 mandatarios de distintos Estados en vías de desarrollo que los agrupaba un interés común: combinar esfuerzos para así aplacar las permeabilidades internas gracias a las presiones procedentes de las potencias de la época.

Dicho precedente se presenta como disruptivo a sabiendas del cuadro bipolar reinante. El movimiento de Países No Alineados proporcionó un espacio cooperativo e identitario para los actores que se manifiestan en el sistema internacional de manera distinta a las operaciones en pos de los dos Estados centrales de la Guerra Fría.

Requisitos de la no alineación

En 1961 se detallaron los criterios de la adhesión al mismo. Estos son los siguientes:

1 – El país debería haber adoptado una política independiente basada en la convivencia de Estados con diferentes sistemas políticos y sociales y en el no alineamiento o debería estar mostrando una tendencia a favor de tal política.

2- El país en cuestión debe apoyar constantemente los Movimientos por la Independencia Nacional.

3- El país no debe ser miembro de una alianza militar multilateral concluida en el contexto de conflictos entre grandes potencias.

4- Si un país tiene un acuerdo militar bilateral con una Gran Potencia, o es miembro de un pacto de defensa regional, el acuerdo o pacto no debe celebrarse deliberadamente en el contexto de conflictos entre las Grandes Potencias.

5- Si ha cedido bases militares a una potencia extranjera, la concesión no debería haberse hecho en el contexto de conflictos entre grandes potencias.

Consecuencias de una crisis de representación internacional

La iniciativa tomada de construir un perfil en los márgenes del orden dual construyó la personalidad del MPNA. Los Estados miembros se encontraban en oposición a los sistemas de alianzas establecidos.

Lo destacable es, además de la osadía política del diseño de un ente contrario a las dos unidades más poderosas, el cumplimiento de una organización que pudo paliar todo tipo de diferencia. La heterogeneidad de los actores no alineados no hizo mella en la intención de minimizar las presiones de la bipolaridad. Las divergencias eran políticas, sociales y lingüísticas. La no alineación fue una cuestión superadora.

En 1955, durante la ya mencionada conferencia celebrada en Bandung, 29 Estados se hicieron presentes. Con el paso del tiempo y la llegada de la década de los ’70 y los ’80 el número de miembros entró en un activo aumento. Por ejemplo, en el año 1973 se llevó a cabo una cumbre del MPNA en Argel. En ella participaron 75 países como miembros. Tres años después, en una conferencia en la ciudad capital de Sri Lanka, el número subió a 86 Estados miembros. El aumento de la identificación de los países y su formal membresía al Movimiento de los Países No Alineados fue galopante en plena Guerra Fría.

La cosmovisión internacional de los Estados pioneros del movimiento encontraba su piedra de contención en los pasajes domésticos de esos países, en ese entonces en una instancia postcolonialista. Esta situación interna se verá proyectada en una visión internacional, canalizada por el Movimiento de Países No Alineados, traducida en un antiimperialismo, de allí la convicción de la no convergencia y la búsqueda de una neutralidad en el sistema mediante la independencia.

Cabe destacar que, si bien los miembros no se identificaban en las posiciones detrás de los dos polos de influencia de la Guerra Fría, la mayoría de estos tenía gobiernos socialistas, siendo ideológicamente más cercanos a la Unión Soviética.

Luego del final de la Guerra Fría (1991), el Movimiento de los Países No Alineados perduró y continuó ampliando sus filas hasta estos días, demostrando ser la representación de los intereses de un conjunto de países que ya era independiente a una respuesta coyuntural.

El pedido principal del MPNA es el cumplimiento a rajatabla de los propósitos del ente rector de las relaciones internacionales, Naciones Unidas. Depositan su énfasis en el cumplimiento de los organismos internacionales. Los actuales reclamos están direccionados a la situación de Palestina y a la cancelación del embargo a Cuba por parte de los Estados Unidos.

Lista por continente de los miembros del Movimiento de los Países No Alineados en la actualidad:

África: Angola, Argelia, Benín, Botsuana, Burkina Faso, Burundi, Cabo Verde, Camerún, Chad, Comoras, República del Congo, Costa de Marfil, Yibuti, Egipto, Eritrea, Etiopía, Gabón, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Kenia, Libia, Lesoto, Liberia, Madagascar, Malauí, Malí, Marruecos, Mauricio, Mauritania, Mozambique, Namibia, Níger, Nigeria, República Democrática del Congo, República Centroafricana, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Senegal, Seychelles, Sierra Leona, Somalia, Sudáfrica, Sudán, Suazilandia, Tanzania, Togo, Túnez, Uganda, Zamba y Zimbabue.

Asia: Baréin, Bangladés, Brunéi, Bután, Camboya, Corea del Norte, Emiratos Árabes Unidos, Filipinas, India, Indonesia, Irak, Irán, Jordania, Kuwait, Laos, Líbano, Malasia, Maldivas, Mongolia, Birmania, Nepal, Omán, Pakistán, Palestina, Catar, Singapur, Siria, Sri Lanka, Tailandia, Timor Oriental, Turkmenistán, Uzbekistán, Vietnam y Yemen.

América: Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Chile, Colombia, Cuba, Dominica, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Perú, República Dominicana, San Vicente y las Granadinas, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago y Venezuela.

Europa: Azerbaiyán y Bielorrusia.

Oceanía: Fiyi, Papúa Nueva Guinea y Vanuatu.