El Disidente

Alemania estudia regular Telegram debido al aumento de la violencia

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
La policía interviene para desalojar a los manifestantes que intentaron asaltar el edificio del Reichstag, el sábado en Berlín / CHRISTINA MANG / REUTERS

Alemania se plantea la regularización de la app de mensajería “Telegram” tras episodios de violencia que se llevan repitiendo los últimos meses y que son convocados a través de esta red.

El 29 de Agosto del año pasado en plena gestión para remitir la pandemia del covid, hasta 38.000 personas protestaron en Berlín en contra de las mascarillas y otras restricciones marcadas por el Gobierno. Al final de la marcha, unos cientos de manifestantes se reunieron con banderas del antiguo imperio alemán e intentaron asaltar el Reichstag, el edificio parlamentario que los nazis quemaron en 1933 para destruir la democracia en el país. Pocas horas antes, esos militantes colgaban fotos armados en Telegram pidiendo lanzar una “tormenta” sobre la capital.

Este miércoles, la policía y las fuerzas especiales lanzaron una redada contra los miembros de un grupo de antivacunas que estaba trazando, también en la aplicación de mensajería, un plan para el asesinato del primer ministro del estado de Sajonia, Michael Kretschmer, por aplicar nuevas medidas contra el coronavirus. “Entrar donde está el tipo y colgarlo”, decían.

Tras estos hechos, el primer Gobierno alemán tras la era Merkel, formado por socialdemócratas, ecologistas y liberales, busca endurecer su posición en lo que respecta a la app de mensajería.

Lo que difunde Telegram es en parte indecente y a menudo también criminal“, afirma el nuevo ministro de Justicia, Marco Buschmann. Es por ello que, apoyado por políticos de todo el país, el Ejecutivo se plantea aplicar restricciones contra la app y no descarta una eventual prohibición de ciertos servicios.