El Disidente

La UE elimina una guía sobre el lenguaje inclusivo en el que solicitaba hablar de “felices fiestas” en lugar de “feliz Navidad”

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Portada de la guía de lenguaje inclusivo de la Comisión Europea retirada el 30 de noviembre de 2021

Halena Dallo, comisaria de Igualdad de la UE, ha confirmado este martes que la Unión ha decidido eliminar el informe interno ofrecido al personal de la Comisión Europea en el que solicitaba un lenguaje inclusivo, ya que ha generado un debate entre diferentes sectores del espectro político de la derecha europea por recomendar referirse a unas “fiestas” en vez de a la Navidad. “No es un documento maduro y no cumple los estándares de calidad de la Comisión. Las recomendaciones claramente necesitan más trabajo por lo que retiro el documento”, ha indicado la comisaría de Igualdad.

La comisaria cree que el informe en el que se hablaba de lenguaje inclusivo tenía un “objetivo importante” como es “ilustrar la diversidad cultural de Europa y destacar la naturaleza inclusiva de la Comisión Europea con respecto a todos los modos de vida y creencias de los ciudadanos europeos“.

Uno de los portavoces de la Comisión Europea ha asegurado en rueda de prensa que la intención era que el documento no se hiciese público. Asimismo, ha querido insistir en que la guía solamente contenía “recomendaciones” y en ella no se obligaba a ningún trabajador sobre la forma con la que tenía que hablar.

Felices fiestas en vez de feliz Navidad

La guía retirada pretendía que el personal de la Comisión Europea empleara términos como “felices fiestas”, en referencia a las vacaciones de Navidad, en vez de “feliz Navidad”, como se utiliza de costumbre en gran parte del mundo en este periodo. La explicación que daba el informe es que “no todo el mundo lo celebra igual” debido a que entre la población europea hay ateos y diferentes identidades y tradiciones religiosas.

Asimismo, la guía también ofrecía algunos términos a eliminar para favorecer el lenguaje inclusivo.