El Disidente

Aumentan los contagios en Austria y algunos hospitales están al borde del colapso

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

El Ministerio de Sanidad de Austria ha publicado esta mañana nuevos datos actualizados sobre el aumento de contagios de COVID-19 en el país. En las últimas 24 horas se han registrado un total de 14.416 nuevos casos, una cifra inédita desde el comienzo de la pandemia. 

La incidencia acumulada en esta última semana supera el doble de casos que la de principios de este mes de noviembre, de 400 casos diarios por cada 100.000 habitantes a 953. Una situación que preocupa al Gobierno austriaco ya que en algunas regiones del país los hospitales están al borde del colapso. Según los datos publicados hoy, de los 2.723 pacientes hospitalizados con coronavirus, 486 se encuentran en las UCIS en una situación de riesgo.

Además, en la región de Alta Austria, una de las más afectadas por la pandemia, los hospitales se vieron obligados a dejar los cuerpos de los fallecidos en los pasillos para poder seguir prestando atención médica a los ingresados por COVID, según informa la radiotelevisión pública ORF. Ante estos sucesos, en algunas ciudades como Salzburgo, se están creando comités de triaje para decidir el acceso a las UCIS debido a la falta de camas en los hospitales.

«Tenemos una tasa de vacunación vergonzosamente baja»

El canciller Alexander Schallenberg ha calificado como “vergonzosamente baja” la tasa de vacunación de su país, ya que hasta dos millones de personas aún no han sido vacunadas, lo que supone el 35% de la población de Austria.

A pesar del confinamiento de los no vacunados, esta mañana se han registrado nuevos casos exponenciales. Los científicos atribuyen este empeoramiento de la situación principalmente a tres factores: al relativamente bajo índice de inmunización del 65%, a la debilitación de la protección inmunológica debido al tiempo que ha pasado tras las primeras dosis de la vacuna y, finalmente, a la agresividad de la variante delta, que es una de las más comunes entre los casos de contagios ya registrados en Austria.