El Disidente

Radiografía de las elecciones legislativas en Argentina

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

El pasado domingo 14 de noviembre se celebraron las elecciones legislativas en Argentina. En todo el país se votaron diputados y, en ocho provincias, senadores.

Tras el preludio de las PASO (Elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) el clima era de total expectativa. La previa, como de costumbre, estuvo cargada de encuestas (caracterizadas en el último tiempo por su falta de rigurosidad) y declaraciones trazadas con un tradicional sensacionalismo. Lo concreto era que el oficialismo precisaba de una mejor performance en las urnas para así acortar la brecha diferencial en los distritos decisorios y no perder bancas en la cámara baja. Por otro lado, los partidos que componen la oposición, procuraban mantener la cifra lograda en las PASO como piso y proyectar desde allí un mejor número en las elecciones generales. En juego estaba la cintura política del Gobierno pues una elección adversa como las primarias del 12 de septiembre sentenciaba un duro revés para el margen de acción de Alberto Fernández, a sabiendas que tiene por delante 2 años más de gestión.

Los resultados finales: Tendencia a favor de la principal alianza opositora y llegada al Congreso de los liberales

En la Provincia de Buenos Aires se impuso Juntos Por el Cambio con un 39,81%. El Frente de Todos, cosechó un 38,53%, acercando así la diferencia de las PASO. Avanza Libertad pudo reunir un 7,50% de los votos, el Frente de Izquierda y de Trabajadores, logró el 6,82%, el Frente Vamos Con Vos obtuvo un 4,37% y +Valores finalizó la elección con un 2,94%.

En la Ciudad de Buenos Aires la diferencia fue abultada. Juntos por el Cambio 47,01%, el Frente de Todos 25,10%, La Libertad Avanza 17,03%, el Frente de Izquierda y de Trabajadores 7,76% y Autodeterminación y Libertad 3,07%

En otras provincias que por su calidad demográfica son considerables referenciales se vio replicada la tendencia. En Córdoba, Juntos por el Cambio se hizo con las elecciones consiguiendo el 54,04%. En la provincia de Santa Fe, Juntos por el Cambio se consolidó puntero con una diferencia de casi nueve puntos con el segundo, el Frente de Todos (31,30%), logrando una cifra del 40,23%.

En términos absolutos y a nivel país se plasmó de forma nítida la inclinación en favor de Juntos por el Cambio puesto que acumuló un 42,26% y su primera escolta, el Frente de Todos, alcanzó un 33,74%.

Con Javier Milei y José Luis Espert como representantes, el espacio liberal llega a la cámara baja consiguiendo 5 bancas y reluciendo un rendimiento en los comicios digno de destacar, consolidándose como tercera fuerza en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y en la Provincia de Buenos Aires. Ambos han canalizado la intención de voto de 966.534 argentinos.

Reparto de escaños en la Cámara de Diputados

Frente de Todos: 118

Juntos por el Cambio: 116

Interbloque Federal: 7

Liberales: 5

Frente de Izquierda: 4

Otros: 7

Senadores Nacionales

En paralelo, ocho provincias eligieron senadores. Es decir, 24 bancas se renovaron en la cámara alta. Se votó en Catamarca, Chubut, Corrientes, Córdoba, La Pamba, Mendoza, Santa Fe y Tucumán.

Los resultados ilustran que Juntos por el Cambio logró 10 escaños, el Frente de Todos 9, ECO + Vamos Corrientes 2, Cambia Mendoza 2 y Hacemos por Córdoba 1.

“Nos tocó perder ganando”

Luego del cierre de los comicios, Victoria Tolosa Paz, representante del Frente de Todos en la Provincia de Buenos Aires, declaró que “a nosotros nos tocó perder ganando, ellos pueden haber ganado perdiendo”, haciendo alusión a que el propósito de achicar la diferencia de las PASO era el planteado para las elecciones generales y se cumplió. Sobre la misma línea se paró el Presidente Alberto Fernández que, sin tapujos, caratuló a los resultados electorales como un triunfo.

Lejos de ser un triunfo, la derrota del oficialismo no es dolorosa. Corría la posibilidad de que el Gobierno padezca de un segundo cimbronazo en las urnas y que pierda varias bancas en el Congreso, pero no pasó. El Frente de Todos pudo retener la primera minoría en la cámara baja con los 118 escaños, no obstante, al no lograr las 129 bancas para conseguir quórum, se encontrarán en el lugar de consensuar con otros sellos políticos.

La jornada electoral legislativa de 2021 le abrió al Gobierno de Fernández una ventana de oportunidad para encauzar la gestión y llegar bien parado a las elecciones presidenciales del 2023. Los resultados, sin ser triunfantes, sirven de respiro y de llamado de atención.