El Disidente

Los nuevos criterios educativos del Gobierno eliminan los exámenes de recuperación en la ESO y posibilitan graduarse sin tener todo aprobado

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Pilar Alegría, Ministra de Educación y FP

El Ministerio de Educación y FP ha aprobado este martes las nuevas medidas de evaluación y titulación para la Educación Primaria, Secundaria, Bachillerato y FP, que entrarán en funcionamiento en este mismo curso académico.

El Gobierno ha aprobado estas medidas en un Real Decreto este martes 16 de noviembre y permitirá, entre otras cosas, graduarse de la Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato sin tener todo aprobado. En el caso de Bachillerato, la reforma permitirá que el estudiante reciba el título con una materia suspensa. Sin embargo, la repetición de curso se estipula como una medida excepcional.

Asimismo, la nueva medida estipula que en la ESO se quitarán los exámenes de recuperación de junio, se podrá repetir una vez por curso y tan solo dos veces como máximo en toda la secundaria.

Repetir curso tendrá carácter excepcional

La repetición de curso se basará en criterios docentes y será una medida de carácter muy excepcional, ya que el número de materias suspensas no será un condicionante, y serán los profesores los que evaluarán cada caso. Según ha indicado la ministra de Educación Pilar Alegría, “estamos ante un nuevo sistema de evaluación que impulsa la cultura escolar basada en la confianza, el trabajo colaborativo y la participación”, y este Real Decreto permite “un carácter integrador” y da “un paso más” en cuanto a los patrones europeos de aprendizaje.

Como se ha mencionado anteriormente, repetir curso académico será algo fuera de lo normal, ya que según la ministra un 30% de los estudiantes de 15 años ha repetido curso alguna vez. Asimismo, las cifras de abandono en España superan el 15%, por encima de otros países europeos.

La oposición ha criticado la medida, asegurando que con esto se elimina la cultura del esfuerzo, aunque Pilar Alegría ha sostenido que “la cultura del esfuerzo al que algunos aluden no corre ningún riesgo”, ya que “la diferencia es promover un esfuerzo basado en la motivación, no un esfuerzo basado en el castigo. Es a través de esa motivación cuando vamos a poder conseguir que todos nuestros alumnos alcancen el mejor aprendizaje posible, esa es la responsabilidad de todas las administraciones públicas”.

La evaluación en la ESO

El sistema de evaluación en la ESO “dejarán de estar condicionadas por el número de materias superadas y pasarán a recaer enteramente sobre el equipo docente“, que estimará el caso individual de cada alumno en función de sus materias suspensas y de su capacidad para recuperarlas el siguiente curso, siendo la repetición una decisión de carácter “excepcional”. Además, solo se podrá repetir una vez por curso y dos veces en toda la ESO.

Sistema de evaluación en Bachillerato y FP

Aquí sí seguirán existiendo las convocatorias extraordinarias y para poder pasar del primer curso al segundo en la educación post-obligatoria, el Real Decreto fija que el estudiante deberá tener un máximo de dos asignaturas suspensas.

Además, para conseguir el título y presentarse a la selectividad, habrá que aprobar todas las asignaturas de Bachillerato, aunque las nuevas reformas establecen la posibilidad de suspender una materia, aunque lo deberá ratificar un tribunal docente. Asimismo, en el caso de que el estudiante tenga un suspenso y quiera pasar de curso, tendrá que haber asistido al porcentaje exigido, haberse presentado a todos los exámenes y tener una media superior a 5, contando el suspenso.

En la FP de grado medio y superior será obligatorio superar todas las asignaturas.

Datos del analfabetismo y abandono escolar

El analfabetismo ha desaparecido prácticamente en nuestro país, situándose por debajo del 2% en el año 2019, frente al más del 15% que había en los años 60.

El abandono escolar también ha batido récords, ya que en el año 2020 se situó por debajo del 16%, aunque todavía queda mucho por mejorar.