El Disidente

El ejército británico se despliega en la frontera de Polonia

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Migrantes en la frontera entre Bielorrusia y Polonia. FOTO: LEONID SHCHEGLOV (AP) | VÍDEO: EPV

Un número considerable de tropas británicas se ha desplegado en la frontera de Polonia con Bielorrusia para ayudar a contener la gran oleada de inmigración alentada por el régimen de Lukashenko, a medida que aumentan las tensiones entre Europa con Rusia y Bielorrusia por la crisis de refugiados.

Mariusz Blaszczak, el ministro de defensa polaco, ha confirmado que los ingenieros reales británicos han sido enviados a un ejercicio de “reconocimiento” con los aliados de la OTAN en medio del enfrentamiento entre Minsk y Varsovia sobre el destino los inmigrantes que intentan entrar a la Unión Europea.

Las claves del conflicto

Como hemos explicado en El Disidente, la gran crisis migratoria está motivada porque la Unión Europea sancionó al régimen de Lukashenko y dio asilo político a los integrantes de los partidos de la oposición de Bielorrusia hace poco más de un año, cuando se celebraron las elecciones en el país. Además, la protección de Europa al principal medio de comunicación disidente de Bielorrusia, que estaba provocando la inestabilidad del régimen por las fuertes manifestaciones en el país, hizo que aflorasen las amenazas por parte del régimen de Lukashenko a Europa. Debido a eso, el régimen, desesperadamente, llegó a desviar el pasado mes de mayo un vuelo que cubría Atenas-Vilna para detener a Roman Protasevich, periodista del medio opositor Nexta.

Además, Rusia y Bielorrusia comparten vínculos políticos, militares, económicos, comerciales, sociales, culturales, lingüísticos e históricos.

Todas estas razones, a grandes rasgos, son las que están provocando actualmente este gran pulso por parte de Bielorrusia, que está presionando a la UE, mientras promete a los inmigrantes con poder cruzar fácilmente la frontera y entrar a territorio de la Unión.