El Disidente

Austria da una probabilidad del 100% al gran apagón

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram

Los pronósticos que arrojan las fuerzas armadas de Austria aseguran que la probabilidad de que ocurra un apagón en Europa en los próximos cinco años es del 100% y por ello, para el 2025, el Gobierno de Austria espera haber realizado muchas de las medidas para abastecer a sus ciudadanos sin electricidad y conseguir que las propiedades militares, los edificios de mando y los cuarteles más importantes se adapten de tal manera que las tropas sean independientes del suministro durante al menos dos semanas, pudiendo seguir operativas durante un posible gran apagón.

La idea es que estas instalaciones sean autosuficientes energéticamente y confían en que a partir de 2025 haya cuarteles autosuficientes en todos los estados federados. Las posibles causas del apagón son de naturaleza variada: tormentas u otros fenómenos meteorológicos que podrían dañar las líneas de alto voltaje, ataques terroristas o informáticos o los fallos técnicos. La generación y distribución de electricidad cada vez más descentralizada también contribuye a la fragilidad del sistema, según comentan las fuerzas armadas.

“Nuestra conclusión solo puede ser que tenemos que prepararnos para un apagón de la manera más intensa y lo mejor posible”, asegura el Jefe de la Dirección de Habilidades y Planificación Básica del Estado Mayor del Ejército y general de división, Hofbauer. “Si pasa lo peor, se nos pedirá ayuda, pero solo podemos brindarla si tomamos las precauciones necesarias y marcamos el rumbo correcto nosotros mismos, y eso es exactamente lo que estamos haciendo”.

La falta de energía provocará un caos de tráfico en las calles, gente atrapada en metro, trenes y ascensores, falta de agua, calefacción, aire acondicionado, comunicaciones, alimentos, medicamentos, higiene, etc. Supermercados y farmacias no pueden abrir y hospitales y cajeros automáticos renuncian a su servicio.

Si la fase de oscuridad e incertidumbre se prolonga, también hay que estar preparado para una pérdida generalizada de control, como explica Hofbauer: “Después de unos días prevalecerá la ley del más apto y habrá un fuerte aumento de las actividades delictivas”.